9 feb. 2016

Ediciones Irreverentes presenta El envidioso del autor canario Carlos Álvarez Méndez, en la Casa del Libro de la C. Fuencarral, 119, Madrid

El próximo jueves, 11 de febrero, Ediciones Irreverentes celebra la presentación de la obra teatral El envidioso del autor canario Carlos Álvarez Méndez, en la Casa del Libro de la C. Fuencarral, 119, Madrid. Será a las 19,30h. Presentan el libro, junto al autor, la dramaturga Blanca Baltés, el escritor Miguel Ángel de Rus, el Catedrático de Música y compositor Carlos Galán; leerán fragmentos de la obra el actor Javier Carazo y Carlos Álvarez Méndez. El envidioso fue recientemente accésit del X Premio El Espectáculo teatral.
            El envidioso es una comedia ambientada en el siglo XVI en la Villa y Corte de Madrid, bajo el reinado del emperador Felipe II. Diego Dinvidia es un hombre mediocre que entrega su vida a la labor de malquistar y desbaratar la vida de todo aquél que destaque en algo. Sin él saberlo, un día llega a su hacienda una carta en donde se le nombra Grande de España, en reconocimiento a su labor de espía de la Inquisición y delator de los inicuos. Temiendo las consecuencias que supondría para todos el que un hombre así entrase en la Corte, Basilio, criado y tutor de su hija, junto a Dimesydiretes, (criado multifacético que le informa de los envidiables y del cumplimiento de sus planes contra ellos), trazan un plan para que no llegue la carta al pérfido Diego, animados por la idea de que un hombre así jamás permitiría el amor entre Basilio (criollo de la nobleza mejicana que cayó en desgracia y que Diego acogió en su hacienda por el sádico placer de que un Noble sea su criado) y Aurora, su bella y talentosa hija. Ella colaborará en el montaje de una farsa que pondrá en evidencia los límites de la naturaleza de Diego: la simulación de una entrega en matrimonio de Aurora al Conde de Benavente hará que la boda se consume y que, quizás, el envidioso aprenda una lección.

EL AUTOR: CARLOS ÁLVAREZ MÉNDEZ
Realizó estudios de Música, Canto y de escritura creativa en el Taller Julio Cortázar. Ha sido profesor de voz, canto, verso e interpretación en la escuela de arte dramático del Palacio de Festivales de Cantabria. Ha trabajado como actor en obras de teatro y comedias musicales, y como cantante lírico en recitales y zarzuelas. Como escritor ha tocado prácticamente todos los géneros. Ha publicado cientos de artículos y audios en la revista digital Tenerife week, la obra de teatro La carretera (de la que dijo Ernesto Caballero: “Nos hallamos ante una obra insólita en nuestro panorama teatral”), 12 fábulas contra el Nuevo Orden Mundial, Historias jocoserias y ha participado en la Antología de comedia y del humor.

Afirma el autor sobre la obra “La escribí porque me llama la atención que el principal pecado del español, la envidia, tenga tan escasísima aparición en nuestra literatura. Y situé la historia en la Villa y Corte de Madrid bajo el reinado del emperador Felipe II, porque me parecía una época fascinante, llena de intrigas cortesanas, un tiempo en el que España era una potencia mundial y había mucho dinero y honores a los que optar. Y por ello, mucho mediocre deseando desbaratar la vida de todo aquél que destaque en algo”.
            Para el autor, la obra se ajusta a la realidad de nuestro tiempo “Lo que más sorprende y a la vez ruboriza de El envidioso, es que, a pesar de estar ambientada en el Madrid imperial del siglo XVI, desde las primeras páginas vemos a sus personajes actuar como seres de hoy en día reconocibles por todos. A pesar de las diferencias de lenguaje, hábitos y ceremonias entre aquéllos personajes renacentistas y nosotros los cibernautas de la era de la información que miran con ojos fríos y civilizados el posible dominio del cosmos en el nuevo milenio, destaca cómo la escenificación mental de la envidia mantienen su perfecta invarianza, que como todos saben consiste en el goce en destruir a aquél que creemos mejor”.


26 ene. 2016

Entrevista a Antonio Miguel Morales por la obra Teatral "La ciénaga", sobre el horror de la huida

P.-¿Surge La ciénaga del horror cotidiano de la huida de millones de personas de sus países de origen?
R.- La respuesta no puede ser cien por cien afirmativa. Es cierto que mi obra La ciénaga parte del horror de la huida. Pero el drama más grande con el que se encuentran los personajes de La ciénaga es el de la imposibilidad de la llegada. La Comisión Europea, en mayo del pasado año, decidió reubicar a 160.000 migrantes. A día de hoy, solo 272 han sido acogidos. ¿Alguien lo entiende? En España se ha dado refugio a 18 personas. Sin duda alguna la magnitud del genocidio es inversamente proporcional a la respuesta ante las necesidades de acogida.

P.-¿Es tu obra un arma de denuncia o una creación artística con una buena dosis de poesía?
R.- Por supuesto que La ciénaga es una denuncia. Es más, la razón de existir de La ciénaga es denunciar que nos están engañando. Que no se puede llamar “refugiado” a nadie si no se le da refugio. Hay que poner nombre a lo que estamos permitiendo desde Europa, y se llama genocidio. La ley debe convertir a los seres humanos en ciudadanos para no ser una ley criminal. ¿En qué nos hemos convertido los humanos si el mero azar de nuestro lugar de  nacimiento determina nuestra legalidad o nuestra ilegalidad, nos hace soberanos o nos hacina en campos de exterminio?  La ciénaga es una metáfora del Mar Mediterráneo, donde la muerte, a fuerza de ser cotidiana, se ha convertido en invisible. En la era de la globalización, los cadáveres han perdido visibilidad. La globalización era una trampa para universalizar las fronteras, para estigmatizar a los que logran cruzarlas, negándoles la ciudadanía. Al mismo tiempo, queremos denunciar la invisibilidad de la tortura, la explotación y la muerte en todos los terrenos fronterizos. Porque, como dice uno de nuestros personajes, “en la frontera lo que existe no se ve, y lo que se ve no existe”. Para contar todo esto hemos intentado no olvidarnos nunca de que estamos escribiendo una obra de teatro. Y la poesía, como tú bien dices, nos ha ayudado mucho a posicionarnos desde la estética del drama. El verso, en la dramaturgia contemporánea, a veces provoca ese distanciamiento del que hablaba Brecht. Y ese distanciamiento tiene como intención primera que el espectador tome partido ante lo que está presenciando, pero sin ser adoctrinado. Como dramaturgo, me interesa que el espectador tome partido.

P.- ¿Esta obra significa la resurrección de tu compañía teatral en cierta medida? ¿A qué se debe esta resurrección?
R.- No exactamente. Hablar de resurrección implica hablar de muerte. Y Almazara no había muerto. Si es cierto que el fallecimiento del director del grupo, Isidoro Albarreal, provocó un parón en una compañía que llevaba 34 años de trabajo ininterrumpidos, casi a montaje por temporada. Isidoro era una persona muy especial, que contaminaba con su entusiasmo a todo el que se rozara con él. Y la conmoción tras su pérdida fue enorme. Por eso mismo, Pepe Mármol, actor de Almazara desde los principios de la aventura, comprendió que la mejor forma de mantener viva la antorcha que Isidoro había encendido era seguir trabajando. Nos lo propuso a una serie de personas que habíamos formado parte del grupo en diferentes etapas. Se incorporaron algunas personas nuevas.  Y aquí estamos. La ciénaga es el primer proyecto de una nueva etapa. Pero no es una resurrección porque no puede haber resurrección donde no ha habido muerte.

P.-La puerta en escena de La ciénaga parece más alegórica que realista. ¿Qué has pretendido?
R.- Es cierto que en La ciénaga los símbolos son importantes. Convertir la realidad en símbolo nos permite acercarnos a ella con la distancia suficiente. La actualidad pasa desapercibida ante nosotros porque se pasea delante de nuestras narices cuando nos disponemos a dar buena cuenta de un plato de lentejas o a echar una siesta desde la rivera confortable de nuestro sofá. La actualidad es invisible porque es contemporánea. En cambio el símbolo es atemporal. Nos puede sobrecoger. Y existe en sí mismo, siendo una de sus características fundamentales su irreductibilidad.  No hay pantalla que lo mediatice. Dice Bauman que cuando encendemos el móvil apagamos el mundo.  El símbolo nos permite encender el mundo y apagar el móvil, por eso he intentado acudir a él para dar visibilidad al drama de las personas que buscan refugio. Aunque bien es cierto que será el director de la obra, Alonso Amaya, el que decida la carga simbólica de la puesta en escena.

P.- En momentos de guerras generalizadas, como el actual, ¿puede servir el arte para algo?

R.- Considero que el arte  sirve para generar empatía. Y la capacidad de generar empatía es quizás la que más nos acerca al concepto de alteridad. Ponernos en lugar de otros nos puede hacer sentir las heridas del otro, pero siendo nosotros mismos. La empatía no genera trascendencia, desgraciadamente. A través del teatro somos capaces de comprender el dolor de los otros,  que no es poco, pero no  somos capaces de ser otros. La acción dramática nos puede acercar  el dolor y generar a través de él  acción ciudadana. Y la acción ciudadana es la que debe posicionarse contra las guerras. El artista es un ciudadano más que debe gritar en contra de las guerras. Pero un artista puede comprometerse en la misma medida que lo puede hacer un albañil, una jornalera, un médico o una maestra. Sin público no hay teatro. Pero contra las guerras sobra el público y faltan los actores. 

Ficha del libro en http://www.edicionesirreverentes.com/teatro/cienaga.html 

18 dic. 2015

Reportaje fotográfico de la presentación de “Loco, loco cabaret”, de Chema Rodríguez-Calderón




La presentación de Loco, loco cabaret, de Chema Rodríguez-Calderón tuvo lugar en el Teatro del Arte, C. San Cosme y San Damián 3, de Madrid.
            La presentación consistió en un espectáculo de humor de una hora presentado María Juan Donat, (Club de la Comedia Woman), y contó con las actuaciones de Gerard Clúa, Juan Madrid, Carlos Álvarez Méndez y el propio autor. Una performance-presentación para amantes del teatro, la comedia y el humor.
            Reportaje fotográfico de la presentación y foto posterior con la actriz Carmen Ruiz.

14 dic. 2015

Francisco de Asís de Borbón y Borbón, conocido como Paquito Natillas, de Federico Martínez Solbes

Los protagonistas de tan irreverente comedia son Francisco de Asís de Borbón y Borbón, conocido como Paquito Natillas, rey consorte considerado en su tiempo muy taimado y muy mariquita; la reina Isabel II de Borbón, pletórica de furor uterino hasta su óbito, populachera, frescachona, chulapona y ninfómana, dictatorial por encima de todo; Luisa Carlota, alcahueta, sibilina, dominante; María Cristina, sensual, cáustica y conejera; Sor Patrocinio, retorcida consejera áulica que trabaja en la sombra para que todo pase en España acorde con los que ella considera que son los mandatos del Dios católico; Antonio María Claret, obispo confesor de Isabel II, más cristiano que político; el Duque de Baños, arribista y gentilhombre, conservador a ultranza; el general Narváez, El Espadón de Loja, adicto incondicional a la monarquía borbónica, y Serrano, el General Bonito, viril, con patillas, bigote y ademanes militares que hace burla continuada del rey consorte. Vivimos con ellos los preparativos de una boda política y sin amor, el odio del rey consorte por los toros y las bárbaras costumbres del inculto pueblo español, los cuernos del rey consorte, que busca cariño en hombres, fuera del matrimonio, hasta llegar a su vida otoñal y el reconocimiento de Isabel II que nunca pudo ni podrá hacer nada ante su picor de bajos. Entre escenas de castizos amores y cuernos muy españoles y enredos políticos y religiosos de cuantas personas manipularon a la corona española acabará esta obra, como resulta conveniente, en el pudridero real de El Escorial.
La ilustración de portada de esta obra corresponde a una de las realizadas por los hermanos Bécquer para el libro Los Borbones en pelotas y en ella se puede ver a Isabel II de Borbón realizando una felación a Carlos Marfori y siendo penetrada por su confesor, (todo hace pensar que es el arzobispo Antonio María Claret) en presencia (activa) del Primer Ministro Luis González Bravo.

El autor: FEDERICO MARTÍNEZ SOLBES


(Benimantell, Alicante, 1944) Dramaturgo y profesor de filosofía. Estudios de idiomas vivos y de Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona. Director de varios grupos teatrales. Colaborador en revistas sobre temas dramáticos como Yorick, Tele-Estel y Orifl ama, entre otras. Crítico gastronómico en El Periódico de Catalunya.

Más información en la web de Ediciones Irreverentes

La serpiente putón, de José Pavón

Durante el rodaje de una película, la famosa actriz Doris del Lago, cocainómana, bisexual y carente de principios, se enamora perdidamente de su nueva camarera cubana. Están juntas en la suite del hotel, vistiéndose para celebrar una cena íntima. Doris, obcecada en gozar de la joven Estrella, hará de todo por poseerla, incluso drogarla, y logrará verla desnuda, disfrutar de su cuerpo, pero no siempre las cosas salen como se planean y a veces, a una diva se le puede escapar la mano en un brote de ira y violencia.
           Una situación muy sexy, muy excitante, es cierto, pero…
Y ahí entran en escena personajes con tan pocos escrúpulos como ella: el productor, el director, que harán cualquier cosa para que el rodaje salga adelante y no se pierda ni la inversión ni sus sueños. Sólo hay una persona con algún concepto ético, la asistente personal de Doris del Lago, que está horrorizada, pero que no puede evitar participar porque ella es quien compra las drogas de la actriz, entre otras cosas que prefiere ocultar. La entrada en escena de un cocinero chino nos pondrá al día de las más sofisticadas perversiones de los muy ricos y poderosos; perversiones que no podemos llegar a imaginar y que en estas páginas quedan para la historia de la infamia humana. Es, sin duda, una comedia ácida, corrosiva, cruel y excitante.

El autor: JOSÉ PAVÓN
(Madrid, 1952) Es director del largometraje Deseos, y director de series de ficción como Colegio Mayor, Escenas de matrimonio, Paco y Veva, Venganza de amor, Ala… Dina, A las once en casa, Aquí hay negocio, Habitación 503 y Menos lobos. Ha sido realizador de programas musicales con Tina Turner, Joe Cocker, Gloria Stefan, Julio Iglesias o Celia Cruz, entre otros. Ha sido realizador y guionista de documentales sobre Siria, Sicilia, Panamá y El Salvador. Realizador de documentales sobre Mujeres en la Historia y realizador de 26 capítulos de Cruz y Raya. Ha dirigido programas de fin de año en TVE y ha realizado varias óperas como Medea, Tosca, Rigoletto y Madame Butterfly. 

Más información en la web de Ediciones Irreverentes

Solos en la cumbre, de Olga Mínguez Pastor

Tras un soso y aburrido partido de liga, el capitán del Real Madrid, Luis Quiroga, roba una pistola y se la Historia de Esperanza es nombre de mujer o la Ley de Vagos y Maleantes de Otra vez el fuego.
encierra en el vestuario bajo amenaza de suicidio. La policía, tras varios intentos fallidos por hacer entrar en razón al futbolista, decide dejar que sea Álex, capitán del Atlético de Madrid y amigo personal de Quiroga, quien trate de solucionar tan desconcertante situación. A solas en el vestuario, Álex y Quiroga recordarán sueños pasados y fantasías futuras, haciéndonos partícipes de la angustiosa realidad en la que viven: la homofobia dentro del fútbol. Una realidad que les ha llevado al límite, siendo sus almas las encargadas de poner las cartas sobre la mesa. Un despliegue de sinceridad y de dolor compartido, de intimidad y de introspección desgarrada, cuyo desenlace final baila penosamente entre la muerte definitiva y la sanadora catarsis. Si Solos en la cumbre encierra una clara y directa denuncia social, las piezas breves aquí recogidas apuntan en la misma dirección. Desde la situación de los exiliados del Stanbrook en Cadáveres en el puerto, hasta el acoso escolar en No me hables del Infi erno, pasando por los malos tratos de Cartas de amor sin remitente, el papel de la mujer en

La autora: OLGA MÍNGUEZ PASTOR
(Elche, 1979) Licenciada en Historia por la Universidad de Alicante, compagina su trabajo como profesora de secundaria con la dirección y la dramaturgia teatral. 
Ha publicado en Ediciones Irreverentes las obras Pasajes a Orán, Solos en la cumbre y una recopilación de teatro breve. Funda en 2010 la compañía Melpómene Dacria, con la que dirige textos propios que posteriormente serán publicados como El atardecer de Cristal, Lo que el tiempo nunca curó y la misma Pasajes a Orán, además de obras de reconocido nombre como La soga de Patrick Hamilton. También ha publicado dentro de La antología de teatro juvenil, El tamaño no importa V y su textoCartas de amor sin remitente fue seleccionado como lectura dramatizada para el XV Salón Internacional del Libro Teatral. Fuera del teatro, ha participado en la Antología del relato negro V, también de Ediciones Irreverentes.

Más información en la web de Ediciones Irreverentes

El Solar de las estatuas. Omo, de José Pons

El Solar de las estatuas nace de una impresión visual: la inmovilidad de las estatuas (actores, caracterizados, en plazas y calles de nuestras ciudades), que, repentinamente, rompen en movimiento cuando se produce el sonido de las monedas en las improvisadas alcancías. Impresión que es metáfora multiforme del mundo actual en el que una minoría financiera, sin escrúpulos, esclaviza a la mayoría de los habitantes del planeta. Así El Solar de las estatuas muestra a una familia y su entorno social debatiéndose entre la vida, la eutanasia y la muerte, en un contexto de búsqueda, desde la bondad amorosa, ingenua o artística, de la verdad y la autenticidad, mientras se convive con la dominación, la tortura, los creadores de opinión y la mentira (repetida hasta hacerse verdad) y se sufre el terrorismo, manipulado por la intolerancia…

Monologo: Omo es la soledad, la incomunicación del individuo; el absurdo y la crueldad de la humanidad con los miembros de su especie y la enorme dificultad para "ser humano", hecho que el personaje, reivindica, entre otras formas, a través de la lengua y en última instancia a través de la poesía.

El autor: JOSÉ PONS
(Madrid, 1952) Madrileño dedicado toda su vida a las letras: estudios lingüísticos en U.C.M., escritor de relatos cortos y novela (destaca El hombre agujereado), de poesía (entre sus Premios sobresale el concedido a El edificio inverso); en el terreno del teatro ejerce de actor, director y, por supuesto, escritor de una veintena larga de obras entre las que descuella Omo, representada en Gdansk, Cracovia y Varsovia y en Madrid en la Sala El montacargas por el mismo autor, El Solar de las estatuas, no estrenada y la obra corta, Refugiados, incluida en la Antología Nuevo Teatro Europeo, compilada por Alejandro Finzi, profesor de la Universidad Nacional de Comahue, Neuquén, Argentina.


Más información en la web de Ediciones Irreverentes 

La jugadora, de José Villacís

Una madre de familia de unos cincuenta años, abandonada por el marido, debe sacar adelante a sus cinco hijos, uno de ellos inválido. Desesperada pide un préstamo hipotecario para reunir una cantidad de dinero y jugar una partida de póker que será transmitida por Internet al resto del mundo. Ella en su juventud ha sido crupier. Su único oponente es su ex marido, hombre cruel que planea despojar a sus propios hijos de su casa, incluso la silla de inválido de su hijo. Se entretejen los recuerdos, la violencia moral y la tensión durísima del mismo juego que concluye de manera extraña. Vivimos las dos partes de esta historia: la madre y la hija hablando en casa, en medio de las condiciones precarias de vida; y la partida, en la que ex marido y ex mujer son protagonistas, con un extraño repartidor de cartas, El Sombreros. José Villacís nos ofrece por un lado, una historia de vínculos familiares, nudo de un microcosmos singular que puede ser infierno y paraíso. Por otro lado, una historia sobre la incierta articulación entre libertad y destino.

El autor: JOSÉ VILLACÍS

Madrileño, Doctor en ciencias económicas y licenciado en ciencias políticas, profesor de macroeconomía de la Universidad CEU-San Pablo. Su labor profesional se desarrolla en la facultad de Humanidades, donde ha recibido el cálido influjo y las duras críticas de sus compañeros humanistas: dicha ascendencia le inclinó por la creación literaria: novela, teatro, poesía. Experto internacional en grafología, 40 años de experiencia avalado por libros técnicos. Destacan sus obras teatrales: The Soap Seller y Servant Destiny, ambas publicadas en los EEUU; El hombre construido (Ediciones Irreverentes), La virtud del señor Rosebaud, Juicio a un grafólogo, y las novelas: I Shall no Return y El hombre de la maleta vacía, entre otras.

Más información en la web de Ediciones Irreverentes: 
http://www.edicionesirreverentes.com/teatro/La_jugadora.html  

El caso número 7, de Alejandro Cifuentes Ibáñez

A diario compartimos centenares de cosas con las personas que nos rodean, ya sea con las que coincidimos un insignificante momento o con las que decidimos compartir toda una vida. Pero, ¿nos hemos parado a pensar en alguna ocasión cómo son realmente? ¿Cuál es su papel en nuestras vidas? ¿Y el nuestro en las suyas?
Jorge, un joven y exitoso hombre de negocios a punto de firmar el contrato de su vida con una gran multinacional china, disfruta de su éxito en los ámbitos laboral y personal. Sin embargo, en los últimos días sufre un extraño e intenso dolor. Tras su visita al médico el diagnóstico revela la existencia de una rara patología cuyo tratamiento inmediato para paliar los síntomas, en proceso de experimentación, es singular a la vez que sorprendente. 
Este tratamiento permite a Jorge descubrir la verdadera naturaleza de las relaciones que mantiene con las personas de su entorno: su mujer, sus compañeros de trabajo, su jefe... La confianza de Jorge en sí mismo, su arma más poderosa para lograr el éxito, se revelará como un gigante con pies de barro incapaz de protegerle de los trascendentales cambios que se producirán en su vida en tan solo 48 horas.

El autor: ALEJANDRO CIFUENTES IBÁÑEZ
(1978, Granada)
El caso número 7 es su presentación como autor teatral. Previamente, ha participado en diversos montajes teatrales como actor, en obras como Fuera de Quicio y Cuadros de amor y humor, al fresco de Alonso de Santos, Tocados, de Laurent Baffie, Don Juan Tenorio de Zorrilla, Los cuernos de Don Friolera de Ramón del Valle-Inclán, Hamlet, de Shakespeare, Esta noche no hay cine, de Jaime Salom, Asalto de cama, de Juan Luis Mira o La otra orilla, de José López Rubio, entre otras.

Más información en la web de Ediciones Irreverentes
http://www.edicionesirreverentes.com/teatro/caso_numero7.html

Tarde de toros, de Jesús Taboada Ferrer

La terrible epidemia que acabó con los toros obligó al empresario taurino a buscar una solución de urgencia para que el espectáculo siga celebrándose, incluso recurriendo a medidas desesperadas y novedosas para que todo siguiera funcionando según el modelo fijado por la sacrosanta tradición, con la complicidad de todos los implicados.
En esta travesía del desierto, hay culpables y hay víctimas, aunque es difícil distinguir a unos de otros, siendo así que todos y cada uno participamos en mayor o menor medida de esa doble naturaleza. Metáfora alucinada y pánica de esta España de guardarropía y pandereta. Esperpéntica visión de la Fiesta Nacional como símbolo de esa España eterna, incapaz de escapar de su oscurantismo secular, reacia siempre a las luces de la razón, encandilada con cualquier traje de luces que oculte las miserias cotidianas.
Jolgorio pánico musical en busca de música, en el que Valle-Inclán se da la mano con el viejo Aristófanes -la vena sarcástica de la obra lo demuestra- e incluso con Ferderico García Lorca, para asistir al espectáculo de una democracia que nunca se atrevió realmente a serlo y a un mundo en el que los que son oprimidos parecen contentos con su triste condición.

El autor: JESÚS TABOADA FERRER
(Granada, 1960)
Estudió Filología Clásica en la Universidad de Granada. Profesor de griego desde 1983, primero en el IES de Adra (Almería) y, desde 1988 en Madrid, donde cursa estudios de cinematografía, guión de cine e interpretación dramática; en otro ámbito, griego moderno y literatura neohelénica. Además de publicar artículos y traducciones sobre esta última materia en la revista universitaria "Más cerca de Grecia" (UCM), ha publicado Musa celeste I (un recorrido narrativo por los antiguos mitos griegos) (Akal, 2006) y Musa celeste II (Los grandes ciclos: Heracles, Jasón y Troya) (Akal, 2008), así como la novela La lectura. Obtuvo el Primer Premio de Novela Corta "Francisco Umbral" 1997 con la obra Anochece pronto (Zócalo Editorial, 1998), así como el Primer Premio "Decano Pedrol" 1999 de relato corto con El osito y los forajidos. Primer premio de traducción "Antonio Tovar" 2007-2008 por la traducción de la novela Talgo de Vasilis Alexakis. 


Cuando el amor busca trabajo, de Raúl Sánchez Candelas

Cuando el amor busca trabajo se desarrolla en Barcelona de los años 50.
Un joven sevillano poco dado al trabajo se entera de que a su tío le ha tocado la quiniela, y decide rápidamente hacer la maleta y visitarle con el objetivo de sacarle por todos los medios posibles los cuartos presentándole absurdos inventos, entre ellos, una caja a la que hablas y ella se encarga de escribir tus palabras, imprimirlas y meterlas en un sobre, un adelanto, hace más de sesenta años, de antes de la invención de la informática.
Entretanto, tendrán que convivir todos juntos una experiencia que se va complicando cada vez más, concrétamente cuando existen líos de faldas. Los personajes son Olegaria, primera actriz; Amor, primera actriz cómica; Maximiliana, segunda actriz; Joselito, primer galán cómico y Cornelio, actor. Todos se unirán en un laberinto cómico de dichos tradicionales y multitud de sabidurías y rimas refraneras.
Comedia amena de corte tradicional, para el gran público, que indaga en la parte baja de la sociedad, la del patio comunal y la escalera de vecinos, la que se ríe de todo y todo lo cuenta como si fuera un chiste, porque su vida es mejor tomarla con humor.

El autor: RAÚL SÁNCHEZ CANDELAS
(1973, Hospitalet de Llobregat) Trabajó desde muy joven en lugares muy diversos para poder seguir estudiando y emprender una historia propia. Su actividad artística abarca diferentes facetas y ha colaborado con una de las principales editoriales en St. Petersburgo. De formación autodidacta y de espíritu aventurero, Cuando el amor busca trabajo es su primera obra publicada

Más información en la web de Ediciones Irreverentes